Durante los meses de invierno podremos ver especies únicas de agua fría, ¡el buceo invernal es epectacular!  

El buceo invernal ha sido ignorado durante mucho tiempo. La gente buceaba en verano y olvidaba el buceo en invierno. Des de hace 21 años hemos apostado por desestacionalizar el buceo, con la compra de 25 trajes secos y adaptando nuestras instalaciones para el invierno (instalando calefacción en los vestuarios). 
El buceo en Tossa de Mar en invierno tiene muchos atributos, y entre ellos destaca la posibilidad de ver especies únicas de agua fría, como los rapes, peces de St. Pedro, rubios, rayas mosaico o los espectaculares nudibranquios Janolus, que no podremos ver durante el verano.

Nuestros monitores bucean diariamente y son expertos en localizar estas especies. ¡El buceo invernal nos encanta! 

 

Pez rape en Tossa de Mar, Costa Brava

LOS RAPES

Los rapes son peces que viven a mucha profundidad, pero durante los meses de invierno ascienden a cotas inferiores. Es este momento donde podremos observarlos tranquilamente, incluso a escasos metros de profundidad. 
Solemos empezar a verlos en el mes de diciembre y alargan su estada en nuestro litoral hasta el mes de mayo. 
Existen unas 200 especies distintas de rapes, pero nosotros veremos el rape blanco o el de roca. 
Algunos ejemplares que hemos visto han sobrepasado el 1,8 metros de largo, pero normalmente su talla es inferior, no llegando al medio metro. 
Es un animal muy voraz con la piel muy dura de color arena o verde según el fondo donde viva. Otra curiosidad del rape es que carece de escamas.
Los fondos de nuestra zona de buceo en Tossa de Mar es un muy buen lugar para su encuentro, siendo seguro, el mejor lugar para bucear en la Costa Brava para su observación.  

Pez de Sant Pedro buceo en Tossa de Mar Costa Brava

LOS PECES DE SANT PEDRO

Es un pez muy tranquilo, que vive cerca del fondo marino. Durante el día estará quieto, a veces solo o en pequeñas agrupaciones de 5 o menos individuos, pero al llegar la noche es cuando caza y podremos observarlo con sus enormes radios de la aleta dorsal erguidos, y se "dejará" acercar mucho más que durante el día. 
Es un gran depredador, como el rape, que poco se conoce de su ascenso a cotas poco profundas, ya que no es para reproducirse (esto pasa en primavera o verano).
Es uno de los pocos peces que su coloración es de un espectacular dorado. Es un pez que puede llegar a vivir hasta 12 años y llegar a pesar 5kg. Su carne es deliciosa, incluso llegando a decir que es el pez con el mejor sabor del Mediterráneo. 

Janolus Cristatus buceo en Tossa de Mar, Costa Brava

LOS JANOLUS CRISTATUS

Aunque continuamos llamándolo Janolus cristatus, des de el 2019 una investigación científica lo ha renombrado Antiopella cristata.
Es sin duda, el nudibranquio más buscado por fotosubs (buceadores con cámara) por su belleza. Es muy fácil de fotografiar incluso con alguna cámara sin opción macro, ya que puede llegar a medir 10-12 centímetros de largo. 
Es de los pocos nudibranquios que no tiene veneno en sus ceratas (crestas). 
Solemos verlo muy profundo, cerca de los 25-30 metros, y siempre en el momento del agua más fría, a partir de febrero y hasta finales de abril. 



Pez rubio buceo en Tossa de Mar, Costa Brava

LOS RUBIOS

Son unos peces muy curiosos, ¡parece que caminen por el fondo con unas patitas! aunque realmente son apéndices de sus aletas. 
Podemos ver 2 especies distintas de estos peces, aunque el más común es el Trigloporus lastoviza. 
Al acercarnos a ellos de una forma rápida, extienden unas grandes aletas con un reborde azulado, diseñado para confundir a sus depredadores. 
En catalán se le llama, entre otros nombres, "borratxo", al caminar va de lado a lado y parece que haya bebido mucho. 
Su coloración puede variar, des de un color marrón claro hasta un rojo intenso. Suele ir en parejas y siempre lo veremos en arenales, buscando pequeñas presas escondidas en la arena (crustáceos mayoritariamente). 



Raya mosaico buceo en Tossa de Mar Costa Brava

LAS RAYAS MOSAICO

Las rayas mosaico o raya rosa (dos especies distintas pero parecidas) las podremos ver durante todo el año durante un buceo en Tossa de Mar, pero durante el invierno suelen ser más fáciles de observar, especialmente durante inmersiones nocturnas.  En algunos inviernos (no todos), podremos ver una gran cantidad de rayas rosas en arenales, incluso de día. 
Las dos especies están en la lista de especies en extinción de la UICN.  
No disponen de aguijón defensivo en la parte superior de su cola que sí tienen otras rayas. 
Sus ojos son muy espectaculares y un gran detalla a observar cuando veas una.