Salida de playa

L'Illa, La barra

El buceo donde todo es posible 

 

La inmersión es de gran recorrido, pero a un ritmo tranquilo. El buceo es durante unos 15 minutos a poca profundidad hasta llegar a la “barra”, donde vamos a descender hasta los 23/25 metros de profundidad. Es un buceo apto para todos los niveles pero dirigido a buceadores con buen consumo.

Es el buceo preferido de la mayoría de nuestros monitores. Es una inmersión muy especial ya que podemos llegar a observar con un poco de suerte el paso de grandes peces, como bancos de bonitos, dentones, rayas, pastinacas, peces luna o bancos enormes de espetones.

Los mejores meses para realizar este punto de buceo es durante el verano, donde el agua caliente y muchas veces corriente atrae un gran banco de barracudas (espetones) que ocupa la parte superior de la “barra”.

Es un paso continuo de embarcaciones y ello ocasiona mucho ruida bajo el agua, la mejor hora para realizar “la barra de l’illa” es por la tarde y así reducimos mucho esta incomodidad.

Durante el buceo podemos ver bancos de mojarras, escórporas de gran tamaño, morenas grandes, un congrio de medida considerable, sargos breados, langostas, meros poco amistosos que se esconden rápidamente, …

 

Cuando la visibilidad no es muy buena podemoa acercarnos hasto los bancos de dentones (principio de temporada) donde algunos ejemplares pueden llegar a medir casi el medio metro. Dichos bancos reúnen una centena de ejemplares que muchas veces son observados persoguiendo peces pequeños.

Muy buen buceo durante el invierno, donde destacamos los peces de St Pedro.

Como vida pequeña, podemos destacar el nudibranqueo más buscado por los foto-subs, y uno de los más espectaculares por sus colores y su gran tamaño, el Janolus cristatus. Siempre durante los meses de invierno.

 

¿Sabías que...

 

El nombre del pez de St Pedro (Zeus faber) tiene diversos orígenes o explicaciones. 

 

La más famosa y refieriéndose a la Bíblia, es cuando Jesús le dijo a San Pedro: “Vete al lago, tira un anzuelo, abre la boca del primer pez que pesques y encontrarás la moneda que nos hace falta para pagar: dásela por mi y por ti”. (Mateo, XVII, 27). San Pedro dejó las marcas de sus dedos en el cuerpo del pez, que fueron las marcas redondas de cada lateral. 

 

En inglés se le conoce como “John Dory”.